8.10.10

Anima mundi

Mi madre decía que el mundo lo había hecho Dios, mi padre sostenía que a Dios se lo habían inventado los curas para que la gente se mantuviese tranquila. Yo, hasta determinado momento, prefería pensar en algo más sencillo, por ejemplo en un prestidigitador. En cierta ocasión había visto un espectáculo en el que un señor, a golpe de varita, sacaba un conejo de una chistera.

[...]

Creí en el prestidigitador durante bastante tiempo. Después, de un día para el otro, ya no creí en nada. Ocurrió cuando se murió un compañero mío del colegio. Iba en bicicleta para comprar cigarrillos a su madre. Anochecía y se veía poco, un automóvil lo embistió y después lo aplastó. No éramos especialmente amigos, pero un día antes me había prestado su goma de borrar. De repente, su banco estaba vacío y la goma se quedó en el fondo de mi cartera. Ya no había nadie a quien devolvérsela, eso era todo. Antes estaba Damiano, y después, en su lugar, el vacío.

Mi nueva lectura
-Anima Mundi, de Susanna Tamaro. 

28 comentarios:

  1. Qué... fuerte. Es decir, me encanta lo del prestigitdor, y su manera de dejar de creer en él porque después solo quedaba vacío donde antes había una persona.

    (Tendré que echarle un ojo a ese libro, vamos)

    :)

    ResponderEliminar
  2. Es perfecto. Una buena teoría la del prestidigitador.
    Un beso:)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este extracto, la verdad es que te hace reflexionar sobre muchas cosas...

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia para todos nosotros, así de rápido se pierde la inocencia: un día está y al día siguiente... ¡pum! Adiós infancia.

    ResponderEliminar
  5. Pues me he quedado con ganas de leer mas la verdad. Me gustaria leer este libro pero estoy demasiado liada con otros que tengo que leer.
    Fuaa que fuerte no a mi me daria "cosa" tener la goma de borrar del porbre chico sin poder devolversela ni a él ni a nadie... me sentiria nse raro, mal, triste :(

    ResponderEliminar
  6. Leí un libro de esa autora y me gustó muchísimo,se llama Escucha mi voz.
    ¡Un besazo!
    Posdata: Un relato precioso.

    ResponderEliminar
  7. Dios... Dios es un ente abstracto, una necesidad, algo en lo que se cree porque siempre hay que creer en algo...

    Y luego, de pronto, llega la muerte. Y nos sorprende por lo seca e inoportuna....

    Tengo que leérmelo.

    Un besazo! ^^

    ResponderEliminar
  8. me suena a triste :( pero muy apetecible, lo buscaré en la biblioteca!

    besos*

    ResponderEliminar
  9. Uff, qué duro.
    Supongo que son cosas que nunca esperamos. Suceden y entonces calan hondo dentro de nosotros. Nos cambian la forma de ver y percibir el mundo, la vida.


    :*

    ResponderEliminar
  10. Maravilloso. Me encanta como lo has escrito, lo de la goma de borrar me ha dado una ternura y tristeza...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. makes me think...great metaphor, You don't get anything of life without pain. Saludos from the country where it's always cold.

    ResponderEliminar
  12. gracias por la recomendación del libro!
    yo conservaría la goma ;)

    ResponderEliminar
  13. Que bonito, seguro vale la pena devorarlo sin permiso.

    ResponderEliminar
  14. Real y encantador!
    Siempre es bonito pasar por acá =)

    ResponderEliminar
  15. Terrible.
    A mi, por lo menos, me ha dado mucho que pensar...

    ResponderEliminar
  16. El caso es que esto existe, nosotros existimos. Aunque es inevitable plantearse esas cosas...

    ResponderEliminar
  17. en cierta forma le esta dando la razon a su padre, crea un Dios para justificar ciertas situaciones traumaticas o crueles.

    ResponderEliminar
  18. Entonces... ésto ya no es cuco?
    cu
    co
    coo
    kie

    hi!

    ResponderEliminar
  19. Leí lo que comentaste en una de las entradas de mi blog,
    es cierto, enamorados podemos ser cualquier cosa.
    Me gusta mucho tu blog, así que tmb te sigo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Vacio donde antes habitaba una persona... Demasiado terrible esa afirmación, además de realista :(

    ResponderEliminar
  21. A veces los desconocidos nos marcan sin saberlo.

    ResponderEliminar
  22. Triste, muy trise el vacio que te deja alguien al irse, lo peor es saber que jamas podras volver a ver a esa persona.

    BESOS:)
    PD: Aquí te dejo mi blog por site kieres pasar as leer las historias

    http://dry-draky.blogspot.com/

    ResponderEliminar

¿Añades un remiendo? :)