5.7.10

Ain't no sunshine...

[1ª parte]

Estaba equivocado. No se había enamorado de otra persona. Era mentira. Martín la quería a ella, pero ahora era Erika quien le pedía tiempo, tiempo para que mudara el corazón. "Uno nunca sabe lo que tiene hasta que lo pierde" –pensó Martín–. Impaciente por la llegada de aquella carta, se paseaba como un león enjaulado por la casa. Una casa que ya no olía a su café de chocolate, en la que ya no resonaba la voz de Bill Withers. Una casa en la que la cama amanecía con un lado perfectamente liso, como recién planchado. El cepillo de dientes nunca se había sentido tan solo dentro de su vaso de cristal.

Una vez más, había terminado su ansioso recorrido por la casa en la entrada, revisando la correspondencia. "Se habrán multiplicado los sobres durante el paseo, ¿verdad Martín?" –se preguntó irónico– La ira pudo más que la ironía y las cartas acabaron esparcidas por el parqué. "¡Tienes que hacer algo!" –se dijo– Alentado por aquel desconocido impulso que empezaba a crecer en su interior, Martín se echó las manos a los bolsillos del pantalón buscando su teléfono móvil y con dedos nerviosos tecleó:

"Echo de menos desayunar en la cama con el amor de mi vida, mientras resolvemos el crucigrama del periódico juntos. Te quiero".

Tras enviar el mensaje, Martín no desvió la mirada de la pantalla del teléfono, sentado en el suelo de madera, rodeado de cartas que no quería y tarareando aquella canción tan triste de Withers que tan bien encajaba en aquel momento...

"Ain't no sunshine when she's gone..."


-Texto: Duna Loves
-Música: Bill Withers

12 comentarios:

  1. Madre Mia, es super bueno este texto. La música lo hace, taaan . . *O*

    Besazo enorme! :)

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia, aunque también de ausencia, aunque yo me imagino que el siguiente párrafo está lleno de alegrías:) biquiñosss

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero recibir algún día un mensaje así, o bueno, casi mejor no tener que recibirlo, que eso es que pasó algo feo primero.

    beso.

    ResponderEliminar
  4. pobre Martín:(
    ya qiero leer la 2da parte

    ResponderEliminar
  5. dios, me encantaría Martín y su amor. yo lo quiero!

    ResponderEliminar
  6. Tienes una forma de escribir muy fresca. Describes cosas muy conocidas con un aire de diferencia muy bonito.

    Felicidades

    ResponderEliminar
  7. Espero que la 2ª parte sea algo más alegre, es muy triste eso de perder a alguien y darte cuenta de todo lo que lo necesitabas despues.

    Gracias por tu comentario :)

    ResponderEliminar
  8. Quiero leer la 2 parteeee yaa!!! jaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias :)
    En realidad ésta es la segunda parte
    Lo de [1ª parte] es un enlace al comienzo de la historia. La próxima vez buscaré una forma más claro de ponerlo jejeje

    Gracias a todos, de verdad

    ResponderEliminar
  10. Chica!!! me acabo de quedar maravillado.

    Me encanta irme a la cama soñando historias bien escritas. Hoy tu me robarás algo en mis sueños ;)

    Besos encantados

    ResponderEliminar
  11. esa clase de ausencias deben ser de color amarillo, y deben tener un olor como a tequila o a café muy oscuro!

    ResponderEliminar

¿Añades un remiendo? :)