12.7.11

El miedo universal

Tristán es un niño normal. Hace "cosas de niños", como dice su padre, aunque su madre se empeñe en asegurar que cada vez hace cosas más raras. A sus 6 años, durante el día Tristán va al colegio, corretea por todas partes, salta, juega a superhéroes... y, aunque se caiga, aún está tan cerca del suelo que pareciera de goma: no importa lo aparatosa que parezca la caída, al final siempre se levanta aunque sea con las rodillas en carne viva. Al principio llora, por el susto, pero después se levanta y vuelve a lo suyo como un valiente.

Sin embargo, cuando acaba el día la cosa cambia. Tristán pierde la valentía y, como niño que es, tiene miedo. "No hay que avergonzarse", le dice su abuelo, "todos los superhéroes tienen debilidades". La suya es el monstruo del armario y el de debajo de la cama –el hombre del saco y el coco están caducados–. Todas las noches su madre debe cerrar bien el armario y comprobar que bajo la cama todo está en su sitio. Su hermano Samuel le pincha mucho por ello, cosas de hermanos. Lo que Tristán no sabe es que Samuel también tuvo miedos y todavía hoy los tiene, aunque él piense que con 10 años uno ya no le teme a nada. Hasta yo los tuve.

Lo cierto es que a esas edades todo se reduce a un único miedo: la oscuridad, el miedo universal. Porque a la luz del día, bajo la cama sólo encontramos los zapatos y en el armario no hay más que ropa. Pero el miedo no se va por muchos años que tengas, sólo cambia, y si no me crees pregúntale a cualquier adulto: le temen al dolor, la pérdida, la muerte... pero no a la oscuridad porque, con la edad, le vamos cogiendo el gusto a la noche.

-Texto: Duna Loves

17 comentarios:

  1. molaba un monton cuando eramos asi de canijos y solo habia esos miedos y podiamos levantarnos tras caidas aparatosas

    un beso duna! :)

    ResponderEliminar
  2. Ay...la infancia y sus miedos. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tristán me recuerda ami de pequeña, yo era peor; cuando era pequeña tenía pánico porque pensaba que debajo de mi cama estaba el diablo, era horrible y un día me arme de vaor y miré debajo de la cama como era de esperar el diablo no estaba solo había unas cuantas de cajas de zapatos y para mi sorpresa encontre uno de mis muñecos favoritos desde ese momento perdí el miedo y ahora me rió pensando en ello.
    Con este texto me has hecho volver 10 años atrás y recordar mis cosas de niña pequeña :)
    Un besito enorme Duna, como siempre cada uno de tus perfectas entradas me sacan un nuevo sentimiento jajajaja
    Nos leemos ^^

    ResponderEliminar
  4. Me encanta como has terminado la historia :)
    Yo siempre le he tenido miedo al monstruo del armario y al de detrás de la puerta! jaja
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  5. Que entrada tan magnífica.
    Es cierto... le tenemos miedo a taaaantas cosas...

    ResponderEliminar
  6. Siempre le tendremos miedo a la oscuridad.

    A esa oscuridad que precede al último aliento.
    A la oscuridad de las ausencias.

    ResponderEliminar
  7. Siempre he considerado que el miedo más sabio es al propio miedo.
    Me ha gustado mucho el texto de todas formas, pero yo mi miedo lo dejo aquí plantado, y que vague solito; a ver si encuentra a alguien con quien danzar.

    Muá

    ResponderEliminar
  8. Todas las noches antes de meterme en la cama cierro las puertas del armario....
    Increíble, verdad?
    El miedo es TAN malo en sí... qué hacer para deshacernos de él???

    ResponderEliminar
  9. El miedo siempre van detrás de todos, pero es normal, no hay nadie que no tenga miedo:)
    es genial, me encanta¡
    gracias por pasarte por mi blog, te sigo¡
    muuuack

    ResponderEliminar
  10. Una entrada que me ha despertado un sonrisa dulce. Este pequeño Tristán.
    :)

    ResponderEliminar
  11. Buena historia. ¿Quien no quiere dejarse seducir por la noche y esperar que nos depara ésta? Los miedos nunca desaparecen, aunque estén bajo nuestra coraza. Beijinhos.

    ResponderEliminar
  12. Siempre tan interesantes tus entradas, Un beso (:

    ResponderEliminar
  13. pues cuando tengo miedos de adulto caigo profundamente en ese miedo universal.

    :)

    ResponderEliminar
  14. que miedito >-< bonito texto !

    besotes!

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por comentar en mi blog!
    Un beso desde http://welovestylee.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  16. Los miedos cambian tanto como cambiamos nosotros. (Aunque reconozco que, por las noches, me siento más segura arropada xD).
    Me ha encantado :)

    Un beso!


    EMME

    ResponderEliminar

¿Añades un remiendo? :)